Nosotros

Fundado el 27 de febrero de 1993, el Sindicato de Trabajadores Aduaneros (S.I.T.R.A.D.), con la finalidad de representar y defender los intereses gremiales de sus socios, que son funcionarios de la Dirección Nacional de Aduanas.

Con 26 años de actividad gremial, nuestra organización busca permanentemente la generación de una identidad colectiva, de manera de consolidar de la mejor forma posible la protección y defensa de los intereses de nuestros asociados.

En este sentido, desarrollamos relaciones de igualdad y cooperación recíproca con diferentes organizaciones gremiales, así como en el plano internacional nos relacionamos con SUPARA, AFA, SINEDIAN, UNAFISCO, entre otros. También participamos activamente de la Internacional de Servicios Públicos (ISP) y de la Federación de Funcionarios de la Recaudación Fiscal y Aduanera del Mercosur (FRASUR)

Nuestros dos ejes de acción son principalmente:

  1. El crecimiento y desarrollo del bienestar de nuestros asociados y de sus respectivos grupos familiares, sobre la base de la permanente defensa de sus derechos laborales.
  2. La preocupación por la modernización permanente de nuestra fuente de trabajo, que   es  el  Servicio  Nacional  de Aduanas, potente organismo     fiscalizador   de   las   mercancías  y  personas   objeto  de   movimiento transfronterizo.

NUESTRA MISIÓN

El Sindicato de Trabajadores Aduaneros (S.I.T.R.A.D.) es:

Una organización gremial que forja una identidad sólida a través de espacios de encuentro  y participación  que permiten  representar e informar oportunamente a sus socios respecto del desarrollo  de su  relación  laboral,  mientras  vela por el respeto a sus derechos laborales y el mejoramiento  en su calidad de vida, al tiempo que fomenta el ejercicio de sus valores institucionales.

NUESTRA VISIÓN

El Sindicato de Trabajadores Aduaneros (S.I.T.R.A.D.) será:

Una organización gremial respetada globalmente por la eficiencia y pro actividad en el logro de sus objetivos como organización , así como por su contribución a la modernización del Estado mientras que se sitúa como un referente sectorial por su gestión transparente y responsable.

NUESTROS VALORES COMO ORGANIZACIÓN:

El Sindicato de Trabajadores Aduaneros (S.I.T.R.A.D.)  cree en:

El pluralismo: Convivimos   con   personas   de   distintas  culturas,   tradiciones  y religiones, lo  que  sin  lugar a dudas es una ganancia. Valoramos y defendemos el pluralismo religioso, cultural y político, porque hemos aprendido a respetar y a convivir con quienes no piensan como nosotros.

La fraternidad: Cooperamos unos a otros para alcanzar nuestro perfeccionamiento material y espiritual, de manera espontánea y libre de prejuicios, a través de una convivencia llena de afecto, inclusive, con quienes jamás hemos visto anteriormente.

La responsabilidad social: Nos esforzamos para que nuestras labores y actividades, ideadas para cumplir con nuestras obligaciones habituales, tengan siempre consecuencias positivas para todos los involucrados, en los planos humano, ambiental, económico y social.

La calidad en la gestión: Buscamos de forma activa la satisfacción de las necesidades de nuestros asociados, ofreciendo condiciones de servicios superiores a las que esperan recibir, para lo que orientamos la cultura de la organización hacia el perfeccionamiento constante.

La participación: Entendemos a nuestra organización como la responsable de otorgar el espacio y el apoyo para que nuestros asociados desarrollen la necesaria deliberación colectiva que permita re definir una y otra vez las condiciones de su propia asociatividad.

La integridad: Rechazamos abiertamente la injusticia en cualquiera de sus formas, al tiempo que ejercemos correctamente nuestras atribuciones y desempeñamos honestamente nuestras funciones, para actuar con imparcialidad, rectitud, ética, expedición y transparencia.

El profesionalismo: Nos esforzamos a diario para entregar un trabajo de excelencia, con completa dedicación a nuestras labores, convencidos de entregar lo mejor de nosotros y muy conscientes del deber adquirido, sólo para servir a los intereses de nuestros asociados antes que a los propios.

La disciplina gremial: Somos respetuosos del soberano y voluntario acto de la Filiación a nuestra organización y en consecuencia exigimos el respeto ante los deberes y obligaciones gremiales, particularmente respecto de las resoluciones adoptadas por nuestros representantes.